METINIDES: EL HOMBRE QUE VIO DEMASIADO

Dicen que una imagen habla más que mil palabras y es verdad… Con el paso del tiempo los medios de comunicación que nos mantienen conectados con el mundo han cambiado en pro de la necesidades humanas y en gran parte se debe a los avances tecnológicos.

Las imágenes son una herramienta que nos ayuda a entender casi cualquier contexto sin haber estado ahí. Inclusive podríamos decir que son la información más fiel y verídica que se presenta desnuda ante nuestros ojos, sin palabras de más y sin juicios.

Enrique Metinides, es un autodidacta mexicano que se dedicó desde los 9 años a la foto periodística. Su talento le ayudó a capturar incontables escenas: desde accidentes automovilísticos hasta crímenes donde no hubo ni un sobreviviente; su padre tenía un negocio de fotografía y un restaurante, mismo al que acudían policías y encargados de una delegación cercana a su casa y así es como se le presentan las posibilidades de entregarse a este oficio.

Él cuenta que ha descubierto ese morbo en la gente, ese interés por lo sanguinario, por ver más, por conocer toda la historia, por el espectáculo. Y de alguna manera es lo que proyecta en sus fotos.

Pero los cuadros de Metinides tienen algo que va más allá del morbo, las escenas que él pinta a diferencia del resto de las notas rojas que estamos acostumbrados a observar en los puestos de revistas, manejan otro discurso: uno que tiene el poder de convertir los incidentes más trágicos en arte digno de admirar. No es un oficio fácil, pues como él mismo cuenta expuso su vida muchas veces pero el amor por lo que hacía fungían como motivación para seguir en este medio. Su trabajo ha sido expuesto en diferentes museos de México y de ciudades como Nueva York.

Si quieres saber más de este artista, visita las salas de la Cineteca Nacional y disfruta de “El hombre que vio demasiado” un homenaje al trabajo de este grande.